Problemas de los cascos en el ganado

Problemas de los cascos en el ganado

Como es común todos los años acerca de este tiempo, he estado recibiendo llamadas y correos electrónicos con respecto a los problemas de cascos que los productores están viendo en su ganado. Generalmente, esto comienza con “He estado teniendo varios casos de putrefacción de los pies en mi ganado en las últimas semanas…” Y la discusión de seguimiento cubre tratamiento potencial y prevención.

 

Hoof issues esp-1.jpg

Malo casco de la baca

 

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que hay pocos problemas tan miserables como el dolor del pie. En este ganado no es diferente de nosotros. No es raro mirar a través de un grupo de ganado sólo para ver a un animal cojera en algún grado? Estas situaciones no son exclusivas de ninguna parte del país y no hay causas singulares. En algunos casos, esto se relaciona con una lesión menor, otras veces es más grave. Además, es casi imposible estimar los innumerables dólares perdidos anualmente por los productores de ganado en términos de mano de obra, costo de la medicina, rendimiento y, en situaciones extremas, pérdida de animales.

La putrefacción

Este artículo revisará este problema y discutirá los métodos para prevenir y tratar la condición. Aparte de las lesiones simples al pie del animal o casco, la putrefacción del pie tiende a ser el mayor problema primario, aunque estas pueden ser otras condiciones relacionadas que tienen síntomas similares. Aproximadamente el 20% de toda la cojera diagnosticada en el ganado es realmente putrefacción del pie.

Económicamente en el ganado vacuno, el aumento de peso se reduce significativamente cuando el ganado de pastoreo coge la enfermedad. En un estudio plurianual, Brazle (1993) informó que los novillos afectados ganaron 2,3 libras por día, mientras que los novillos no afectados ganaron 2,76 libras por día. La putrefacción suele ser esporádica, pero la incidencia de la enfermedad se ha reportado hasta en un 25% en las unidades de producción de carne de vacuno de alta intensidad.

La putrefacción del pie

Es una enfermedad infecciosa subaguda o aguda necrosante del ganado, que causa hinchazón y cojera en uno o más pies. La enfermedad puede llegar a ser crónica, con una probabilidad más baja de recuperación si el tratamiento se retrasa, dando lugar en estructuras más profundas del dedo del pie que se convierten afectado. Las causas de putrefacción del pie pueden variar.

Normalmente, se produce una lesión mecánica o de otro tipo, o hay un ablandamiento y adelgazamiento de la piel interdigital (entre los dedos) por exposición continua a condiciones húmedas (común en primavera y final de otoño). Estas situaciones suelen crear puntos de entrada para los agentes infecciosos. Una bacteria común, Fusobacterium necrophorum, es el organismo más común para los pies infectados. Curiosamente, este es el mismo organismo responsable de los abscesos hepáticos en el ganado de engorde.

Independientemente de la fuente, una vez que se produce la pérdida de integridad del tejido, las bacterias entran en los tejidos, comienzan la multiplicación rápida y producen toxinas que estimulan la continua multiplicación bacteriana y la penetración de la infección en las estructuras más profundas del pie.

Difusión de la enfermedad

Los pies infectados con F. necrophorum sirven como fuente primaria de infección para otros bovinos contaminando el medio ambiente. Los investigadores y veterinarios están en desacuerdo sobre el tiempo que F. necrophorum puede sobrevivir fuera del animal, pero las estimaciones oscilan entre uno y diez meses. Esto significa que la condición puede surgir nuevamente en un área dada incluso después de que no haya ganado o que no haya casos observados que aparezcan durante un período de tiempo.

Signos y Síntomas

Esta enfermedad de pie ocurre en todas las edades y clases de ganado. Mientras que la mayor incidencia se observa comúnmente en condiciones mojadas y húmedas. Las incidencias aumentan en condiciones calurosas y secas. Por eso la atención debe ser dirigida a las áreas donde el ganado se reúne. Areas que a menudo están llenos de ganado y pueden estar mojados por la orina y las heces depositadas en áreas sombreadas.

Los primeros signos son cojera, hinchazón aguda de tejidos interdigitales e hinchazón uniformemente distribuida alrededor de la línea del cabello de ambas garras de pezuñas. Esto sigue un período de crecimiento y desarrollo del organismo durante un período de cinco a siete días. Eventualmente, la piel interdigital se abre, revelando un material necrótico que huele mal. Si no se trata, la hinchazón puede progresar hasta el pie o hacia arriba. Más críticamente, una infección puede invadir las estructuras más profundas del pie y de la pierna. Este puede dar lugar a daño más extenso a la pierna así como el pie y el casco.

Problemas Relacionados

Un problema potencial es que hay otras condiciones que pueden causar cojera en el ganado. Y se puede confundir con la putrefacción del pie y requeriría un tratamiento diferente. Estos incluyen la dermatitis interdigital, úlceras de la planta del pie, abscesos de la planta del pie. Abrasiones de la planta del pie, callos infectados, fracturas. Artritis séptica e inflamación o infección de tendones y vainas tendinosas, que generalmente sólo implican una garra del pie y no las áreas de la piel o tejidos blandos entre los dedos o las garras.

Otra condición común del pie es la dermatitis digital (verrugas peludas del talón). Se confunde a menudo con la putrefacción del pie debido a la hinchazón del pie y la severidad de cojera. Dermatitis digital afecta sólo a la piel, comenzando en el área de los bulbos del talón y el progreso hasta el área de los espolones. Mientras que las lesiones de putrefacción ocurren en el área interdigital e invaden los tejidos subcutáneos. Las endopatías de pastoreo infectadas con ganado que desarrollan toxicidad de festuca. Este causa pérdida de la circulación de la sangre a los pies y cojera subsiguiente. A veces se confunden con la putrefacción de los pies.

Tratamiento de la putrefacción de los pies

El tratamiento es generalmente acertado, especialmente cuando es cogido y comenzado temprano. El tratamiento debe comenzar siempre con la limpieza y inspección del pie. Este establece que la cojera es realmente debido a la putrefacción del pie y no una de las otras condiciones discutidas. En este punto, se debe aplicar un tratamiento tópico. Algunos casos muy leves responderán a la terapia tópica solamente. Pero la mayoría de los casos requieren el uso de un antibiótico sistémico (inyectable). Hay una serie de antibióticos en el mercado que puede ser útil. Consulte a su veterinario para su recomendación. Puesto que muchos de estos antibióticos ahora requieren una prescripción de un veterinario.

 

hoof trimmer.JPG

Recorte de cascos

 

Los animales afectados deben mantenerse en un área seca hasta que sean curados. Si la mejoría no es evidente dentro de tres a cuatro días, puede significar que la infección ha invadido los tejidos más profundos. Las infecciones que no responden a los tratamientos iniciales deben ser reevaluadas por su veterinario pronto. Él o ella determinará si la re-limpieza, la eliminación de todo el tejido infectado, la aplicación de un antimicrobiano tópico, y el vendaje son apropiados, junto con un antibiótico diferente.

 

hoof trimmer 2.JPG

Casco de vaca recortado

 

Prevención

Las medidas preventivas se centran en la prevención de daños mecánicos en el pie causados ​​por barro congelado o seco, malas hierbas trituradas o cepillo (resultando en rastrojo). Tambien minimiza el tiempo que el ganado debe pasar de pie en áreas húmedas. Otras medidas preventivas actualmente utilizadas incluyen el uso de baños de pies que incluyen soluciones de zinc o cobre. Desafortunadamente, los baños de pies no son muy prácticos en algunas situaciones del ganado. Otras medidas preventivas incluyen la alimentación de bajos niveles de clortetraciclina. Así como una adición de zinc orgánico e inorgánico y yodo orgánico a la alimentación o mezclas minerales.

La alimentación de clortetraciclina (CTC) se aproba a través de la Administración de Alimentos y Medicamentos para el ganado de carne. Como se mencionó anteriormente, F. necrophorum es el principal agente infeccioso en los abscesos hepáticos y la putrefacción del pie en el ganado vacuno. El CTC está aprobado a 350 mg por cabeza por día en ganado vacuno de menos de 700 libras. Y 0,5 mg por cabeza por día en ganado de más de 700 libras para la prevención de la anaplasmosis.

En consecuencia, muchas mezclas minerales y suplementos comerciales se formulan para proporcionar 350 mg por cabeza por día. Este controla las enfermedades enumeradas en la etiqueta de CTC. La putrefacción del pie es causada por el mismo organismo que los abscesos del hígado. Por eso un cierto control de la putrefacción del pie debe ocurrir en el nivel de 350 mg por cabeza por día. A partir del 1 de enero de 2017, el uso de CTC en mezclas de minerales o piensos ahora requiere una receta veterinaria.

Micro Elementos

El zinc suplementario puede reducir la incidencia de la putrefacción del pie. Se han observado mejoras en la salud de los pies incluso cuando el zinc no es deficiente en la dieta. Cuando se incluyen fuentes orgánicas y se aumentan las concentraciones totales de zinc en los suplementos. El zinc es importante para mantener la integridad de la piel y los cascos. Por lo tanto, zinco dietético adecuado debe proporcionarse para ayudar a minimizar la putrefacción del pie y otros tipos de cojera. En un estudio de tres años, la metionina de cinc agregada a un suplemento mineral de libre elección redujo la incidencia de la putrefacción de los pies en un 55% (p <0,05) en novillos pastando en pastos de principios de verano.

La alimentación de fuentes orgánicas de yodo también se ha mostrado efectiva en este tipo de sistema. El yodo de EDDI (etilendiamina dihidrioduro), se cree que es eficaz en la prevención de la putrefacción del pie,. Aunque no debe ser alimentado de forma rutinaria a niveles elevados durante todo el año. Los estudios han informado de que el alimento orgánico que usaba a una tasa de 10 a 15 mg por cabeza por día fue útil en el control de la putrefacción del pie en algunas granjas.

Conclusiones

La putrefacción del pie es una de muchas condiciones del pie que causan cojera en el ganado. Para que el tratamiento sea efectivo debe iniciarse temprano en el curso de la enfermedad. Normalmente es necesario tener una ruptura en la integridad de la piel para que se produzca la putrefacción del pie. Las medidas preventivas más importantes se centran en la protección de la salud interdigital de la piel. Sin embargo, medidas preventivas sólidas pueden reducir drásticamente el gasto de un brote de putrefacción de pie. Y, en general, puede ser el método más rentable disponible para el ganadero.

Dr. Steve Blezinger es consultor nutricional y de gestión con una oficina en Sulphur Springs, Texas.  Puede ser contactado por teléfono al (903) 352-3475 o por e-mail al sblez@verizon.net.  Para más información, visítenos en Facebook en Reveille Livestock Concepts

Traducción: Elizabeth Peed

 

Advertisements
No comments yet.

Leave a Reply

UA-101001864-1
%d bloggers like this: