Análisis y muestras en la granja – Ayuda en la toma de decisiones – Parte 1

Análisis en la granja

Cada operación de negocio requiere una cierta cantidad de análisis y muestras para determinar:

  • Qué tan bien (o no) las operaciónes van
  • Donde se pueden hacer mejoras
  • Lo que se necesita para optimizar la producción y el rendimiento

Una operación ganadera no es diferente a cualquier otro negocio. De vez en cuando tenemos que analizar varios parámetros para determinar los artículos como enumerados arriba. Desde una perspectiva operacional, tenemos que evaluar nuestros recursos básicos para saber lo que tenemos que empezar. Estos diversos análisis pueden tomar una variedad de formas. Estos pueden incluir la palpación de las vacas para determinar el embarazo, tomar muestras de sangre para determinar si hay enfermedades particulares en el rebaño o posibles desequilibrios minerales o muestras fecales para evaluar las cargas del parásito.

Éstas son analíticas que miden los parámetros indicados retroactivamente (después del hecho). En otras palabras, ¿cuál es el resultado del programa de mejoramiento de operaciones, programa de salud o mineral y programa interno de tratamiento de parásitos? Para ser eficaces, algunas pruebas deben realizarse de manera proactiva. En otras palabras, estos análisis en la granja deben realizarse con antelación a determinadas decisiones a fin de proporcionar orientación sobre lo que se necesita en un futuro inmediato o más lejano. De las herramientas más potentes disponibles está el análisis de suelos y forrajes.

Muestras de la granja y forraje

Esto es especialmente cierto cuando consideramos el costo de la fertilización. Para evaluar mejor qué análisis utilizar, el suelo debe ser probado con el fin de obtener el mayor beneficio para los fertilizantes. Las pruebas y análisis de suelos nos proporcionan una imagen de los nutrientes disponibles en el suelo para la planta en crecimiento. Más exactamente, es un proceso por el cual elementos como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, sodio, azufre, manganeso, cobre y zinc se extraen químicamente del suelo y se miden por su contenido “disponible para la planta” dentro de la muestra.

La cantidad de nutrientes disponibles en la muestra determina la cantidad de fertilizante o suplemento nutricional que se recomienda para satisfacer las necesidades de crecimiento de la planta. Una prueba de suelo también mide el pH del suelo, la materia húmica o orgánica y la acidez intercambiable. Estos análisis indican si se necesita cal (piedra caliza, calcio) para ajustar el pH del suelo y, en caso afirmativo, cuánto aplicar.

Las pruebas de forraje nos permiten equilibrar las raciones, reducir los costos y mejorar el plano nutricional general de la manada, mejorando así el rendimiento y los beneficios. Nos da una idea de cuál es la situación actual de la densidad de nutrientes forrajeros y puede ayudar al productor a mejorar el manejo futuro del cultivo si el forraje actual es de calidad insatisfactoria. Por último, puede ayudarnos a evaluar el valor del material vegetal como fuente de nutrientes y ayudarnos a determinar precios equitativos de piensos basados en el valor nutritivo.

Primero, prueba del suelo

Hay muchas razones para probar el suelo. Éstas incluyen:

  • Optimizar la producción de cultivos.
  • Mejorar el equilibrio nutricional del suelo.
  • Ahorrar dinero y conservar energía aplicando sólo la cantidad de fertilizante necesaria.
  • Ayudar en el diagnóstico de problemas de cultivo de plantas.
  • Proteger el medio ambiente de la contaminación por escurrimiento y lixiviación del exceso de fertilizantes.
  • Identificar suelos contaminados con plomo u otros metales pesados.

Una prueba del suelo puede ser una valiosa herramienta para evaluar y prevenir problemas hortícolas, agronómicos y algunos problemas ambientales. Las pruebas mencionadas anteriormente no identifican los problemas de crecimiento de las plantas asociados con el drenaje del suelo, los insectos, las enfermedades de las plantas (ya sean transmitidas por el suelo o no), las malas hierbas, las lesiones invernales y el uso indebido de plaguicidas. Estas cuestiones deben abordarse por separado y proporcionar datos de gestión adicionales.

Toma de una muestra de suelo

En muchos estados, las pruebas de suelo tales como las realizadas en los laboratorios de ensayos de suelos en muchas universidades de tierras le ayudarán a desarrollar y mantener un suelo más productivo y aumentar el rendimiento neto por acre proporcionando información sobre el contenido de nutrientes disponibles y el estado de fertilidad de la tierra. También hay numerosos laboratorios privados y corporativos que proporcionarán un ensayo sobre muestras de suelo por una cuota. Independientemente de la instalación de prueba, esto puede ayudar al productor a seleccionar el tipo y cantidad correcta de fertilizantes y los niveles de nutrientes apropiados, así como el material de encalado necesario.

Toma de la muestra es una tarea crítica y debe hacerse con cuidado. Recuerde, una muestra de suelo que pesa aproximadamente 1/2 libra se utiliza para representar de 2 a 40 millones de libras de tierra en el campo. Asegúrese de considerar lo siguiente:

1) Cada muestra de suelo debe representar solo un tipo de suelo o condición del suelo.

Muestre diferentes tipos de suelo por separado. Las pendientes de las colinas, los pisos de los valles bien drenados y las zonas mal drenadas deben ser muestreados por separado. Las áreas que producen diferentes forrajes o áreas con diferentes historias de manejo deben ser muestreadas por separado tambien. Por ejemplo, se debe tomar una muestra separada de cada una de las cuatro siguientes áreas de muestreo: forraje en suelo mal drenado, forraje en suelo bien drenado, trigo en suelo bien drenado del suelo del valle y trigo en el suelo de ladera de la colina.

2) Una buena muestra de suelo debe representar el área.

Cada muestra debe consistir en sub-muestras aleatorias tomadas de 10 a 15 lugares dentro del área de muestreo. Si en un área se han aplicado anteriormente técnicas de fertilización inusuales, como una zona en la que se cultivaban hortalizas y se abarcaba fertilizantes por cultivo, se deberían tomar más sub-muestras, posiblemente de 20 a 30.

3) Evite pequeñas áreas inusuales.

Tome muestras de suelo separadas de áreas inusuales (viejas trampas de ganado u otras áreas de alta concentración, tales como donde el heno fue alimentado y acumulado) que son suficientemente grandes para fertilizar por separado.

4) Tome la muestra del suelo a la profundidad correcta.

A menos que se especifique lo contrario, las muestras de suelo se toman desde la profundidad arable. Por lo general, desde la superficie hasta cerca de seis a nueve pulgadas. Cuando se requieran muestras de suelo más profundas, quítelas del fondo de los agujeros de donde tomó la muestra de superficie.

5) Evite contaminación de la muestra.

  • Utilice herramientas limpias de muestreo. Las palas oxidadas o las espadas pueden sesgar los análisis, particularmente en el contenido de hierro.
  • Evite contaminación de la muestra durante la mezcla o el embalaje.
  • Una pequeña cantidad de residuos de fertilizante en las herramientas o en las manos. Por ejemplo, puede causar una contaminación grave de la muestra del suelo.
  • No se deben utilizar herramientas de muestreo de latón o bronce galvanizado para muestras de suelo donde se debe realizar un análisis de suelo para micronutrientes como el zinc. Es mejor a invertir en una herramienta de muestreo de suelo de acero inoxidable.

6) La muestra del suelo debe ser cuidadosamente mezclada y envasada.

Coloque las sub-muestras del suelo en un recipiente limpio y mezcle bien. Llene la bolsa de muestras de suelo con la mezcla del suelo. Identifíquela claramente en la bolsa, así como en una hoja de registro o mapa.

7) Envío de la muestra de suelo.

Imprima la información necesaria en la bolsa de muestras. Asegúrese de numerar cada muestra y mantener un registro en los campos muestreados. No utilice una bolsa de papel para la muestra de suelo. La mayoría de los laboratorios le proporcionarán una hoja de información sobre la muestra. Llene la hoja de información y envíela al mismo tiempo que la muestra se envía por correo. En muchos casos, tendrá que incluir el pago para cubrir el costo de la prueba del suelo. Las recomendaciones se basan en los resultados de los experimentos de fertilizantes, las encuestas sobre el suelo y los resultados obtenidos por los agricultores en el estado o área en la que residen o donde se encuentra el campo o pasto.

Una vez que haya recibido los resultados, lea cuidadosamente las hojas de ensayo. Normalmente estas impresiones le darán un informe sobre el estado actual del suelo y los niveles de los diversos nutrientes encontrados. Posteriormente, le dará directrices sobre al nivel de los diversos nutrientes necesarios para promover la producción de plantas deseadas. Una cosa que tenemos que recordar es las pruebas del suelo y la fertilización subsiguiente. Mientras que una herramienta valiosa será de eficacia limitada en el caso de condiciones climáticas muy secas y baja humedad del suelo.

¿Con qué frecuencia deben realizarse las pruebas de suelo?

Los cultivos perennes, tales como alfalfa, hierbas y pastos permanentes, deben ser probados antes de la siembra y posteriormente por lo menos cada tres años. La prueba inicial del suelo antes de la siembra es particularmente importante.

Para los cultivos anuales, el suelo debe ser analizado anualmente antes de la siembra.

Las pruebas de suelo muy antes de la siembra son importantes. Particularmente en el caso de suelos ácidos donde es probable que se requiera el encalado. La cal se debe aplicar y mezclar con el suelo varios meses antes de la siembra. Ya que la cal reacciona lentamente con el suelo.

Siempre darse tiempo suficiente. Toma de las muestras, preparado del envasado y el correo es un proceso bastante rápido (a menos que esté cubriendo mucho terreno). Pero una vez que obtiene los resultados y ve lo que se necesita, debe hacer su tarea para ver cómo se puede obtener los fertilizantes necesarios en el mejor costo.

Recuerde que los análisis de suelos proporcionan información. Te ayuda a alimentar sus pastos, cultivos, etc. de la manera más rentable y eficiente posible. Puede mejorar en gran medida el rendimiento y la rentabilidad de su operación general.

Dr. Steve Blezinger es consultor nutricional y de gestión con una oficina en Sulphur Springs, Texas.  Puede ser contactado por teléfono al (903) 352-3475 o por e-mail al sblez@verizon.net.  Para más información, visítenos en Facebook en Reveille Livestock Concepts

Traducción: Elizabeth Peed

 

Advertisements
No comments yet.

Leave a Reply

UA-101001864-1
%d bloggers like this: